Abogados

Publicaciones

INCENTIVOS PARA LA REMODELACIÓN DE HOTELES CON MÁS DE QUINCE (15) AÑOS DE CONSTRUCCIÓN.

La Ley No. 158-01, sobre Fomento al Desarrollo Turístico, establece diversos incentivos para inversiones en el sector turismo, tales como la exención al impuesto sobre la renta e impuesto sobre la propiedad inmobiliaria, ambos por quince (15) años; exención a los impuestos de importación que fueren aplicables sobre máquinas, equipos, materiales y bienes muebles para la construcción, primer equipamiento y puesta en operación de la instalación turística; exención al impuesto por transferencia sobre derechos inmobiliarios, entre otros.

La citada ley ha sufrido varias modificaciones desde su promulgación en el 2001, siendo la última en el 2013, mediante la cual por primera vez se favorece con incentivos a instalaciones hoteleras existentes que se sometan a un proceso de renovación y remodelación. Cabe señalar que la ley en su versión original solo favorecía a nuevos proyectos -en el afán de atraer nuevas inversiones al sector-, lo que significa que en el 2013 el legislador identificó la necesidad de modernizar infraestructuras hoteleras existentes, en aras de poder competir con las nuevas inversiones de la industria.

En el caso de la remodelación, la regulación vigente establece los siguientes requisitos: (i) solo aplica para instalaciones hoteleras, resorts y/o complejos hoteleros; (ii) las estructuras existentes deben tener un mínimo de quince (15) años de construidas; (iii) deben someterse a un proceso de reconstrucción o remodelación que sobrepase el cincuenta por ciento (50%) de sus instalaciones; y (iv) la remodelación deberá realizarse fundamentalmente en las siguientes dependencias del hotel, resort o complejo hotelero: bloques de habitaciones, áreas comunes del hotel (restaurantes, lobby, tiendas, spa, bares, salones de convenciones, etc.), áreas de servicio (cocinas, lavandería, oficinas, etc.) y cualquier otra facilidad techada del hotel. De cumplirse con lo anterior, la instalación hotelera aplica para beneficiarse del cien por ciento (100%) del régimen de exención de la ley.

Ahora bien, lo que la ley no planteó, como tampoco se esclareció en su Reglamento de Aplicación, ni en su normativa complementaria, es si estos incentivos aplicarán para los primeros hoteles que se acogieron a la Ley No. 158-01 en el 2001 y cuyas clasificaciones están por vencerse.

Habrá quienes afirmen que el propósito del legislador al incluir los incentivos por remodelación en el 2013 fue beneficiar a los hoteles de Puerto Plata, que se habían favorecido de la Ley de Promoción e Incentivo del Desarrollo Turístico No. 153 del 1971, muchos de los cuales requieren de una urgente remodelación. Siguiendo la corriente anterior, otros afirmarán que el hecho de que hoteles que se han beneficiado con los incentivos de la ley por un período de quince (15) años, tengan ahora la posibilidad de remodelar su planta hotelera con la intención de volver a optar por otros quince (15) años de exención fiscal, puede entrar, incluso, en contradicción con el espíritu mismo de la ley, que es otorgar incentivos a manera de estímulo a personas físicas o morales que desarrollen nuevos proyectos y actividades turísticas.

Lo que está claro es que el legislador no prohibió el otorgamiento de los incentivos a hoteles que, habiéndose vencido el período de exención de quince (15) años, se sometan a un proceso de remodelación, de manera tal que la inexistencia de dicha prohibición admite acogerse al principio jurídico “lo que no está prohibido, está permitido”. De igual forma, se evidencia la intención que tiene el legislador de que se logre una verdadera renovación de la planta hotelera, cuando se refiere a que la remodelación debe llevarse a cabo en más del cincuenta por ciento (50%) de las instalaciones techadas del hotel.

En definitiva, el objeto de la ley es impulsar al sector turismo con lo cual se fomenta la creación de empleos y la generación de divisas, razón por la que se debe interpretar lo antes esbozado como una gran oportunidad que permitirá a instalaciones hoteleras existentes renovarse, teniendo como finalidad el continuo desarrollo y crecimiento que exige el competitivo mercado de hoy.

Fuente: Revista Preferente, edición especial DATE 2017

Categorías

Entradas recientes

Archivos